Teléfono: 33 - 2413651 · 33 -2443763 · Celulares: 90502980 / 94331754 / 50949552

La ahora turística comuna de Olmué, que originalmente se conociera con el nombre de Gulmué, (tierra de Olmos), fue fundada mediante un decreto el 14 de octubre de 1893. Sin embargo, luego de tres décadas, dicha localidad es anexionada a Limache, y recién en 1966 es restablecida su categoría de comuna. Actualmente pertenece a la provincia del Marga Marga, según el nuevo reordenamiento regional y provincial.

No obstante, la historia de este lugar se remonta a comienzos de la colonia, según los registros que hablan del paso de Pedro de Valdivia por el sector La Dormida –sección del cordón montañoso de la cordillera de la Costa, y límite oriental de la provincia de Valparaíso con Santiago, que es límite entre las comunas de Olmué y Tiltil-, Valdivia, realiza su trayecto junto a un grupo de sus hombre, un capellán, doña Inés de Suarez, y seguido por un destacamento de indios. Fue precisamente, el haber pernoctado en dicho sector, lo que le dio el nombre de La Dormida, y en ese mismo lugar se construyó una capilla, que es ahora de gran valor patrimonial. Pero, más tarde se suscitarían otros hechos que fueron determinantes en la historia de Olmué, y ello tiene que ver con la herencia que deja doña Mariana de Osorio al morir.

El conquistador don Alonso de Riveros, casado con doña Mariana de Osorio, y heredero de las posesiones de Peuco – actual comuna de Viña del Mar, y que tomará el nombre del viñedo de su propiedad, conocido como ‘viña de Riveros’ o ‘viña del mar’-; también lo fue de Las Condes, de la casa y del solar de Santiago; más tarde, por su participación en la guerra de Arauco, recibe en merced, la estancia de Olmué; y en 1601, adquiere la quebrada de Reñaca. Con la muerte de su hija, y sin más descendientes, gran parte de las propiedades -la casa de Santiago, y las estancias de Viña del Mar y Olmué-, quedan en manos de Mariana de Osorio una vez viuda. Pero, al pasar los años, y como respuesta de fidelidad y amor cristiano, doña Mariana, decide traspasar la estancia de Olmué a los indígenas de su encomienda -posiblemente picunches-, voluntad que se extiende y se testamenta a sus mujeres, hijos y descendientes, dejando para ellos las mejores tierras y las primeras aguas; y para su cuñada María Alvarado, queda todo lo plantado y edificado. Podemos decir, de acuerdo a los antecedentes, que es de aquí en adelante que se comenzará a tejer la historia de esta comuna. La comunidad de indígenas herederos, fue la base original del poblamiento de estas tierras, aun cuando, con el paso de los años, tal comunidad generó un progresivo mestizaje, a causa de las uniones de mestizos y criollos con indígenas de la estancia.

En la actualidad, la comuna de Olmué ha ido dejando de lado su impronta campesina heredada de sus antepasados, en perfecto mestizaje indígena y criollo, para dar paso a una realidad urbano rural, pues, atrás quedaron los rodeos, o la trilla a yegua suelta, o las arriadas – cuando los arrieros bajan el ganado de los cerros y se juntan en un punto-, que terminaban en comilonas, donde el charquicán o los porotos con rienda con chicharrón eran los platos preferidos por los comensales, acompañado de la chicha de la zona, quizás una de las más conocidas, la chicha de don Manuel Cortez.

Hoy Olmué es conocido internacionalmente por el Festival del Huaso, un festival de música folclórica, que se editó por primera vez en 1970, el cual comenzó con una marcada impronta costumbrista y localista, y que con el paso del tiempo se ha ido abriendo a otro público, y se ha constituido en el referente turístico de la comuna. A su vez, esta localidad es conocida también por su buen clima, por su paisaje y sus renombrados lugares de excursión, lo que la convierten en un espacio apetecido por los turistas regionales, nacionales y extranjeros. Su gente ha sabido combinar y adaptar su actividad semi-rural con la actividad turística que les reporta ingresos en el verano, como son las cabalgatas guiadas, el arriendo de cabañas, o los paseos en carreta por la comuna, o una que otra actividad que intenta rememorar la vida campesina para disfrute de los turistas.

Doris Vera Pereira

Profesora de Historia y Geografía

.